Preguntas

Q?¿Se practica el celibato en toda la Iglesia?
A.

Desde los primerísimos siglos del Cristianismo, cuando se esparcía la fe por todo el imperio Romano y al disminuir el imperio Romano y ser suplantado por el imperio Bizantino como autoridad política, por eso de los siglos 4 y 5, los obispos de Roma con los diversos Papas de esa temprana historia, sufrieron las primeras discusiones con lo que vinieron a ser los patriarcas Ortodoxos y Bizantinos. El principal tema era la autoridad apostólica. Los patriarcas de las diócesis bizantinas permanecieron con Roma pero los Ortodoxos les costó unirse y permanecieron desunidos a Roma.

Tanto los bizantinos como los ortodoxos no exigen el celibato clerical para sus sacerdotes, pero si lo exigen para los que fueran Obispos/Patriarcas. Los hombres casados no pueden ser Patriarcas ni Obispos. En eso compartimos la tradición del Celibato. Los emperadores poseían mucho poder sobre los asuntos interiores de la Iglesia. Pero ya no es el caso y por eso los últimos papas desde el Concilio Vaticano II han hecho muchos esfuerzos por re-unir a los Ortodoxos y los Romanos.
En su visita a Turquía en noviembre de este año 2014, Papa Francisco asistió a una Liturgia Divina Ortodoxa, lo que la Iglesia Latina llama Misa.

Q?¿Es la Misa verdaderamente el sacrificio de Jesus en la cruz?
A.

El sacrificio de Cristo fue una vez por todas. Lo que estamos diciendo es que ese único
sacrificio de Cristo en el Calvario se hace presente en este momento preciso de la Misa. Por el poder del Espíritu Santo, que no es limitado por tiempo ni espacio, se hace el Calvario presente y nosotros somos llevados al Calvario.

Digámoslo de este manera, si el Calvario fue el centro de una gran explosión nuclear, la ola de energía que se esparce desde ese punto la presenciamos en cada Misa, o sea, en cada celebración de la Eucaristía, salvación se esparce sobre nosotros, aceptamos a Jesucristo de nuevo, la redención se hace presente y se nos comunica. Cuando Jesús dijo “hagan esto en memoria mía” lo hacemos pero El es Dios. Y Dios está presente en el ayer, en este momento presente en que nos encontramos y está en nuestros mañana.

Pero porque somos criaturas que dependen del pasar del tiempo, solo podemos recibir la redención en este momento presente y de manera excelentísima en la Sagrada Eucaristía. La Misa es el Sacrificio de Cristo en la Cruz que sucedió una vez por todas en el Calvario y se nos comunica en el presente por medio de la Misa.